El día de hoy presenté la renuncia a mi empleo en la Universidad del Valle de Atemajac siendo este, el último mes que laboraré en la institución.

He pensado durante varios días, qué sería lo que escribiría en este post, pero no terminó de llegarme la inspiración así que lo único que puedo decir es gracias.

Gracias por aceptarme (y aguantarme) como soy y por darme la confianza de hacer lo que creí conveniente para la institución.

Adicionalmente quiero mencionar a mis compañeros y amigos que me apoyaron durante mi estancia en la universidad: Mauricio Arreola, Jorge Rodríguez, Raúl Amador, Dorian Martínez, Armando Cortés, Miguel Anaya, Rommel Barajas, Miguel Ángel Acevedo, Marco Pacheco, Gina Hernández, Sergio Ellerbracke, Judith Hall, Yolanda Méndez, Elisa Rodríguez, Pamela Salmón, María Gabino, Rodrigo González, Elizabeth Arellano, Rosalia Ávila… espero me disculpen si involuntariamente omití alguno.

El día de ayer vi una película donde un niño le reclama a su padre porque cuando se despedían le decía "adiós" en lugar de "hasta luego". Decía el niño que adiós es algo muy tajante y que no da lugar a volver a verse. Por ello…

Hasta luego UNIVA.